Historia de Torre de Babel para Niños

Historia de Torre de Babel para Niños

Una hermosa Historia de Torre de Babel para Niños, en donde aprenderás las hermosas reflexiones acerca de obedecer a Dios, te invito a que continúes con la lectura.

Historia de Torre de Babel para Niños

Los hijos de Noé tuvieron muchos hijos, que a su vez tuvieron muchos hijos y estos tuvieron muchos hijos más. Las familias se fueron a vivir por todas partes. Aprendieron a cultivar la tierra, a criar animales y a construir grandes ciudades. Como todo venía de la misma familia, todos hablaban el mismo idioma. Cuando un forastero llegaba de lejos, todos podían entender lo que decía. Algunas personas idearon un plan y dijeron: “Construyamos la ciudad, la más grande y mejor que se haya construido para hacernos famosos. Así no tendremos que ir más de aquí para allá. Finalmente viviremos en un solo lugar”. Esa gente era muy lista. En vez de usar piedras para construir, usó ladrillos. Para unir los ladrillos usaron alquitrán en vez de mezcla. Las paredes que hacían eran las más fuertes y las más altas y estaban muy orgullosos de sí mismos. Decidieron no darle gracias a Dios por las cosas que usaban para construir. “¡Somos tan inteligentes!”, decían.

La Torre de Babel más allá de las nubes

En la ciudad había una torre enorme. Todos en la ciudad creían que eran tan buenos constructores que podían hacer que la torre fuera tan alta como el cielo. Cuando Dios vio lo que la gente estaba tratando de hacer, se dio cuenta de que tenía que detenerlos. De otro modo, pronto se creerían dioses y no personas. Sentirían demasiado orgullo y eso no es saludable. Entonces Dios mezcló los idiomas que hablaban. Las personas ya no hablaban un solo idioma sino muchos. Si una persona decía “Hola”, la otra no le entendía. Así todo era muy difícil de hacer, y sobre todo construir una enorme torre. La ciudad que nunca terminaron de construir se llamaba Babel. Esto quiere decir “Confusión” porque fue ahí que el Señor hizo una confusión con todos los idiomas del mundo.