Lucha con un león

Muchos, muchos años después, el pueblo de Dios todavía adoraba dioses falsos. Sus enemigos eran los filisteos. En esa época vivía una pareja que tenía un hijo muy especial llamado Sansón.

Los padres de Sansón nunca le habían cortado el pelo. Esta era una señal de que él pertenecía a un Dios.

Ellos sabían que Dios tenía un plan especial para Sansón.

Al crecer Sansón, el señor envío a su espíritu para que lo hiciera aún más fuerte. Dios hacía esto cada vez que quería darle una lección especial a Sansón.

Sansón tenía novia filistea. Quería casarse con ella. Entonces Sansón y sus padres fueron al pueblo de la chica para planear la boda.

De camino, Sansón iba detrás de sus padres. Ellos se habían adelantado por unas horas. En el sembradío, donde oyó un ruido extraño.

“¿Qué será eso?”, se preguntó. De súbito, sin saber de dónde salió, apareció un león que se le acercaba corriendo. El león rugía y Sansón podía ver cómo le brillaban los dientes.

Sansón no tenía ningún arma. Pero el espíritu del señor descendió sobre él. Se hizo más fuerte que el más fuerte de todos los hombres. Cuando tenía el león encima, ¡Sansón lo lanzó lejos y lo mató!

Pin It on Pinterest

Shares
Share This