La segunda purificación del Templo

El desalojo del templo

Después de entrar a Jerusalén. Jesús se dirigió al Templo sagrado. El templo era la casa de Dios. El lo había llamado la casa de su Padre.

Jesús entró al Templo. No le gustó lo que vio. Dos años antes, Jesús había corrido por el Templo, sacando a toda la gente ruidosa y ambiciosa. Y ahora habían regresado.

Los prestamistas obligaban a la gente a pagar precios muy elevados por los animales que tenían que comprar para hacer sacrificios. Muchas personas pobres se hacían todavía más pobres cada vez que iban al Templo para adorar a Dios. Así no era como Dios quería que se tratara a los pobres.

Jesús sabía esto. Al mirar a su alrededor, se enojó mucho. “¡No!”. Gritó. “Esta es la casa de mi Padre. ; Ustedes no pueden hacer esto!” Corrió y volcó las mesas de los prestamistas. Las monedas corrían por el suelo. Asustada, la gente corría en todas direcciones. Las aves se salieron de las jaulas y escaparon asustadas por las ventanas. Jesús fue de un lado a otro y sacó del Templo a todos los ambiciosos.

Sanidad en el templo

Jesús corrió presuroso de un lado a otro del Templo. Les gritaba a los prestamistas: “Dios dijo que este lugar debía ser una casa de oración. ¡Ustedes lo han convertido en una cueva de ladrones!”

Cuando terminó, Jesús se detuvo y miró a su alrededor. El Templo estaba vacío, excepto por sus seguidores y unos cuantos líderes religiosos que no se sentían felices. Poco a poco, ciegos y minusválidos entraron de nuevo al Templo. Querían que Jesús los sanara. Una y otra vez extendió su mano y sanó a los enfermos.

Los niños que veían esto bailaban alrededor de Jesús. Se daban la mano mientras sus voces llenaban las paredes del Templo con “¡Gloria al Hijo de David!”

En vez de ser cueva de ladrones, el Templo se había convertido sitio de gozo.

Los únicos que no estaban felices con los cambios en el Templo eran los fariseos. “Oigan a esos niños tontos” decían, mientras los señalaban. Jesús les contestó: “¿No han leído la parte de la Biblia que dice que los niños y los bebés alabarán a Dios?” Todos los que lo escucharon predicar en el Templo ese día se asombraron de su sabiduría.

Comparte con tus amigos

Más historias

El Primer Milagro de Jesús

 ¡No hay más vino! Unos días después, Jesús y sus discípulos fueron invitados a una boda en el ...

Jesús lava los pies de sus discípulos

El rey sirviente Jesús miro a sus doce amigos más cercanos. Estos eran los hombres que continuarían ...

Los pastores y los ángeles de Belén

Los pastores La noche en que nació Jesús, algo extraño sucedió. En las colinas cercanas, un grupo de...

Dios promete un hijo a Abraham

La promesa de Dios Dios guió a Abram y a Sarai, con todos sus camellos, ovejas, cabras y sirvientes,...

Jesús llama a Mateo

El recolector de impuestos dice que sí Un día que Jesús caminaba por la calle, paso junto a una mesa...

El ciego de Betsaida

Un ciego es sanado en Betsaida Jesús fue a un pueblo llamado Betsaida. Ahí, un grupo de personas le ...

Historia de Ana y Penina

Penina maltrata a Ana Cada año, en la fiesta en Silo, Penina veía cómo Elcaná de daba más carne a An...

Salomón Construye el Templo de Dios

Un templo para el señor Quizás lo más importante que hizo Salomón fue construir el templo de Dios en...

Historias del Antiguo Testamento

Historias de Elías

En Antiguo Testamento un hombre hizo descender fuego del cielo, ¿Quieres saber cómo lo hizo?...

Historias de Daniel

¿Saber quién era Daniel? Daniel era un profeta de Dios, además de ser un profeta era...

Historias de José

José odiado por sus hermanos, vendido a un país extraño ¿Por qué tenía que pasar todo eso?...

Historias de Josué

¿Sabes cómo José llego ser un gran líder después de Moisés? Esta historia debes de leer ahora mismo...

Historia del Arca de Noé

EL Arca de Noé, una historia fenomenal que existe del Viejo Testamento para todo lector...

Historias de Gedeón

Gedeón, el hombre que escogió solo 300 soldados para una guerra, entérate tú mismo de esta historia...