Un trabajo bien hecho

Jesús contó otra historia. “Había una vez un rey que hizo un viaje a un lugar muy lejano. Antes de salir, les dio mucho dinero a diez de sus esclavos. Mucho tiempo después, el rey regresó a casa. Llamó a los diez esclavos y les preguntó qué habían hecho con el dinero. ¿Habían sido sabios o tontos?

“Todos los esclavos, excepto uno, habían sido sabios. El esclavo tonto había enterrado el dinero y no había tratado de ganar más. El rey se enojó mucho. Le quitó el dinero a este hombre y lo señaló con el dedo. Luego le dio el dinero al que había ganado diez veces lo que había recibido”.

Jesús quería que sus discípulos entendieran que la historia se refería a ellos. Estas personas habían recibido una señal sobre lo que era el reino de Dios. El quería que ellos supieran que los que quisieran ganar más del reino de Dios serían recompensados. Pero aquellos que le volvieran la espalda a lo que Jesús les mostrara terminarían quedándose sin nada.

Shares