Las cinco jóvenes descuidadas

Es muy importante estar preparados para cuando venga el fin del mundo. Para enseñarles esto a sus discípulos, Jesús les contó una historia. “Había una vez diez jóvenes. Se suponía que tenían que estar listas para recibir al novio. Eran parte de una fiesta de bodas.

“Cinco de estas jóvenes eran descuidadas y cinco eran listas. Se suponía que todas las diez debían esperar junto al camino el momento en que el novio llegara a la casa. Cuando el novio pasara, ellas le alumbrarían el camino con las lámparas que tenían.

“Las cinco jóvenes descuidadas debían saber que iban a necesitar más aceite. Sólo habían traído suficiente aceite para llenar las lámparas. Sin embargo, cada una de las jóvenes listas había traído suficiente cantidad adicional de aceite.

“Esperaron y esperaron toda la noche pero el novio no llegó. Finalmente se durmieron, pues ya era muy tarde. De repente se escuchó un grito: ‘¡Ahí viene el novio! ¡Enciendan las lámparas!’

“Las jóvenes listas encendieron sus lámparas. Pero las jóvenes descuidadas ya hacía mucho habían gastado todo el aceite.

`¿Podríamos tomar prestado un poco de su aceite?’, les preguntaron a las jóvenes listas.

“Las jóvenes listas movieron la cabeza. `No, pues no hay suficiente para todas nosotras. Vayan a ver si pueden comprar un poco’. Las otras jóvenes corrieron todo lo que pudieron para tratar de comprar más aceite. Pero mientras estaban ausentes llegó el novio.

“Las que estaban listas entraron a la fiesta de bodas. La puerta se cerró con llave. Cuando las otras jóvenes regresaron, ya era demasiado tarde.

`Abran la puerta!’ gritaron. `¡Que el novio nos deje entrar, por favor!’ “Pero el novio les dijo: ‘No las conozco. ¡Váyanse!’ “Entonces, que esto sea una lección”, les dijo Jesús a sus discípulos.

Él les estaba tratando de enseñar que algún día se acabaría el tiempo.

Nadie puede darse el lujo de decir. “Mañana cambiare”. El tiempo se algo que no podemos tomar prestado.

Si esperas demasiado para hacer algo, entonces puede ser ya demasiado tarde. Ahora es el momento de escoger si están con Jesús o contra él. No esperes hasta mañana.

Shares