Muerte de Juan el Bautista

El rey débil

Mientras Jesús viajaba y predicaba, su querido amigo Juan el Bautista seguía prisionero. El rey Herodes lo había enviado a prisión. Esto sucedió porque Juan le había dicho que no debía casarse con la esposa de su hermano.

Esta mujer se llamaba Herodías. Ella odiaba a Juan. Quería verlo muerto. Si no hubiera sido por Herodías, Juan habría estado libre.

El rey Herodes dio una gran fiesta para su cumpleaños. Invitó a todos sus amigos, familiares, consejeros, generales y otras personas importantes que estaban a su servicio. El palacio estaba lleno de gente que reía, bebía y comía.

Los músicos comenzaron a tocar una extraña canción de amor. Todos se volvieron para ver a una hermosa joven que comenzó a bailar. Sus pies apenas tocaban el piso. Tenía más gracia que todas las bailarinas que habían visto antes.

El rey Herodes sonrió. “Esa es la hija de mi esposa Herodías”, dijo. “Nadie más puede bailar como ella”.

Lenta, pero firmemente, la joven se fue acercando a la mesa de Herodes. Bailó frente a él. Dando un último giro y echando hacia atrás la cabeza, se arrodilló ante Herodes.

El rey se sintió aún más ebrio cuando la miró a los ojos. Le dijo: “Pídeme lo que quieras y te lo daré”. Después le hizo un juramento que no se podía romper.

La joven corrió donde su madre Herodías. Le pregunto: “¿Qué debo pedir?” Herodías sonrió con maldad. “Pídele la cabeza de Juan el Bautista sobre un platón”.

Cuando la joven regresó donde estaba el rey y le hizo la petición, el rey se enojó mucho. “Juan es un hombre bueno. ¿Cómo podría mandar a matarlo?”, se dijo a sí mismo. Miró a su alrededor. Toda la grite importante lo miraba. Herodes se sintió débil. “Muy bien”, le dijo a un guardia. “Tráigame la cabeza de Juan sobre un plantón”.

Cuando los discípulos y amigos de Juan se enteraron de que había muerto, fueron a la prisión. Pidieron el cuerpo de Juan para enterrarlo. Fueron donde Jesús y le comunicaron la muerte de Juan. Cuando Jesús se enteró de que su amigo más cercano había muerto, se entristeció muchísimo.

Comparte con tus amigos

Más historias

Jesús y la Parábola del Sembrador

La siembra de las semillas Cuando Jesús enseñaba, a menudo contaba historias como esta. “Había...

Gedeón y los 300 Guerreros

Se necesitan menos hombres para ganar la batalla Muchos hombres siguieron a Gedeón. Todos querían lu...

David en la cueva de Adulam

Solitario en una cueva Saúl persiguió a David como si fuera un animal. Sabía que David se escondía e...

El ciego de Betsaida

Un ciego es sanado en Betsaida Jesús fue a un pueblo llamado Betsaida. Ahí, un grupo de personas le ...

Jesús camina sobre las aguas

Jesús camina sobre las aguas Después de alimentar a miles, Jesús les dijo a sus discípulos que subie...

Jesús llevado ante Herodes

Jesús y Herodes “¿Qué dijeron?”, les pregunto Pilato a los líderes religiosos. “¿Dijeron que este ho...

Daniel es llevado cautivo a Babilonia

Una escuela especial El rey Nabucodonosor capturó a varios grupos de judíos. Los convirtió en esclav...

Historias del Antiguo Testamento

Historias de Abraham

¿Qué promesas prometió Dios a Abraham? Quiero que te enteres de estas promesas en esta historia...

Historias de Ana

Ana es conocida como la madre del profeta Samuel, además era una mujer difícil de rendirse...

Historias de José

José odiado por sus hermanos, vendido a un país extraño ¿Por qué tenía que pasar todo eso?...

Historias de Daniel

¿Saber quién era Daniel? Daniel era un profeta de Dios, además de ser un profeta era...

Historias de la Reina Ester

Ester se convirtió en la reina de Persia y de Media ¿Cómo sucedió? Tienes que leer esta historia...

Historias de Jonás

En Antiguo Testamento encontramos historias extraordinarias, así como de Jonás ¿Quiere saber?...