Jesús Visita a Marta y María

Marta Y María

Jesús quiere ser amigo de los buenos y de los malos, de los desconocidos y de los que le siguen. Cuando Jesús estuvo aquí en la tierra, tenía tres buenos amigos además de sus discípulos. Eran dos hermanas, María y Marta, y su hermano Lázaro. Ellos le abrieron las puertas de su casa. Le pidieron que la hiciera su casa. Cuando Jesús viajaba, a menudo se quedaba en casa de Marta, María y Lázaro. Era un buen sitio en donde descansar y alejarse de las multitudes.

Durante una de sus visitas, Marta aprendió una lección muy importante. Jesús descansaba en la habitación principal. Estaba hablando con María. Marta estaba muy feliz de que Jesús estuviera con ellos de visita. Quería que todo saliera bien. Se dedicó a cocinar y a limpiar la casa.

“Quiero que esta sea una noche perfecta”, se dijo a sí misma. Solo había un problema. Era imposible que Marta hiciera todo el trabajo sola. Se afanaba mucho, recogiendo hierbas y legumbres de la huerta, limpiando y cocinando.

Desde la cocina, Marta vio que su hermana Marta no estaba haciendo nada. María estaba sentada a los pies de Jesús, escuchando lo que él le decía. “No me ayuda ni un poquito”. Se dijo Marta. “¡Y todavía hay tanto que hacer!”

En ese momento. Jesús miró a Marta. Se puso de pie y cruzó la habitación. “Señor”, le dijo ella. “¿no le importa que mi hermana me haya dejado todo el trabajo? Por favor. Dígale que me ayude”.

Pero Jesús le contestó: “Marta, Marta. Estás tan preocupada y tan ocupada con tantas cosas. Muy pocas cosas merecen tanta preocupación. En realidad solo una. María quiere escuchar lo que enseño. Eso es bueno y no se lo debemos impedir. ¿Por qué no haces tú lo mismo?”

Marta lo miró. De súbito, se calmó. Sintió cómo sus músculos se relajaban. Hasta sonrió y abandonó el ceño fruncido que había tenido toda la mañana. Asintió y siguió a Jesús de regreso a la habitación. Ahí se sentó en el suelo, junto a su hermana. Juntas escucharon las palabras de Jesús.

A partir de entonces, Marta se aseguró de que trabajar para Jesús nunca fuera más importante que llegar a conocerlo mejor. Esa es una lección que deberían recordar lodos los que siguen a Jesús.

Comparte con tus amigos

Más historias

Jesús y la Mujer Samaritana

Él es el agua de vida Jesús y sus seguidores pasaron por la región de Samaria. La gente del lugar, l...

Jesús y la pesca milagrosa

Así es como se pesca Después de que Andrés llevó a Pedro para que conociera a Jesús, los dos hermano...

Historia de la última plaga de Egipto

La última plaga El faraón no había querido escuchar. A través de Moisés, Dios le había advertido al ...

La Historia de José y su Túnica de Colores

La lucha en la tienda Jacob finalmente llegó a su casa y supo que Esaú después de todo lo había perd...

Parábola de las 10 Vírgenes

Las cinco jóvenes descuidadas Es muy importante estar preparados para cuando venga el fin del mundo....

Saúl y el profeta Samuel

El gran secreto Después del banquete, Saúl pasó la noche en la casa de Samuel. Durmieron en el techo...

Parábola del Buen Pastor

El buen pastor Mucha gente se preguntaba: -¿Quién es Jesús? ¿De dónde vino?” Una y otra vez se...

Gedeón Derrota a los Madianitas

Espías en la noche Esa misma noche, el señor le dijo a Gedeón que cruzara el río y espiara a los mad...

Historias del Antiguo Testamento

Historias de Josué

¿Sabes cómo José llego ser un gran líder después de Moisés? Esta historia debes de leer ahora mismo...

Historias de José

José odiado por sus hermanos, vendido a un país extraño ¿Por qué tenía que pasar todo eso?...

Historia de Rut y Noemí

Una mujer decidida a seguir a su suegra sobre todas las cosas ¿Quieres leer su historia ahora?...

Historias de Gedeón

Gedeón, el hombre que escogió solo 300 soldados para una guerra, entérate tú mismo de esta historia...

Historias de Isaac

¿Por qué Abraham quería matar a su hijo Isaac? Esta historia tienes que leer ahora mismo...

Historias de Jacob

¿Por qué Jacob se escapa de su hermano a tierra de su tío? Vamos a leer esta historia aquí...