Los tres reyes magos

La estrella que guió hasta la cuna

Un tiempo después, María y José tuvieron unos visitantes muy importantes. Eran sabios que venían de países lejanos en el este. Habían visto la estrella brillante en los cielos. Creían que algo grande había sucedido. Entonces viajaron una gran distancia. Fueron a ver al rey Herodes en Jerusalén.

“Creemos que el rey de los Judíos ya nació. Vimos su estrella en el este. Hemos venido a adorarlo”, le dijeron a Herodes.

Herodes no sabía nada del nacimiento de Jesús. Les preguntó a los líderes religiosos: “¿Dónde se supone que nacería el rey de los judíos?”

“En Belén”, le contestaron. Ellos sabían la respuesta porque eso era lo que los profetas habían dicho hacía muchos, muchos años.

“¿Cuándo apareció la estrella?”, les preguntó Herodes a los visitantes. Herodes quería saber todo lo que pudiera sobre este nuevo rey. No quería que nadie le quitara el trono. Herodes era muy cruel y pensó en un plan. Les ordenó a los sabios:

“Vayan y adórenlo. Cuando lo hayan encontrado, vengan y me cuentan. Yo también quiero hacerlo”.

Los sabios se fueron a Belén. Siguieron la estrella hasta que se detuvo. Cuando entraron en la casa, vieron a Jesús en los brazos de María. Sonrieron y se alegraron. El viaje tan largo había valido la pena. ¡Habían encontrado al Rey!

 Regalos para un rey

Los sabios descargaron sus camellos. Habían traído regalos raros y hermosos para la familia. Los ojos de María y José se abrieron enormes. “Pero si estos regalos son como para un rey”, le susurró María a José. Él asintió con la cabeza.

Uno de los sabios se inclinó ante ella. “Venimos de muy lejos. La estrella nos indicó dónde ir. Aquí traemos oro para un gran rey”.

El segundo sabio se acercó a María y le dijo: “No es muy frecuente que una estrella tan grande aparezca de repente. Ese bebé será el más importante de todos los hombres”. Puso una jarra de mima a los pies de María. La mima era un perfume muy especial que sólo podían usar los hombres muy importantes.

El tercer sabio les sonrió a María y a José. “Este es incienso para quemar. Perfumará el aire. A Dios le agrada el incienso. No sabemos cómo, pero este rey es hombre y Dios a la vez”.

María y José les dieron las gracias a los tres hombres. Todos inclinaron la cabeza y oraron. Le dieron gracias a Dios por haber enviado a Jesús al mundo.

La noche antes de que los sabios regresaran, tuvieron un sueño extraño. En el sueño, Dios les aconsejaba que no regresaran a ver al rey Herodes. Los sabios creyeron en el sueño. Entonces regresaron a casa por camino diferente.

Comparte con tus amigos

Más historias

María y José

Junto al pozo Después de visitar a Isabel, María se fue a su casa de Nazaret. Ella sabía que pronto ...

El Sueño de José con el Ángel

El sueño de José Poco después, un ángel del señor se le apareció a José. “Hijo de David, no temas ca...

María y el Ángel Gabriel

Un ángel visita a una joven Los judíos sabían que algún día Dios enviaría un Mesías. El Mesías acerc...

Historia de Moisés y el Faraón

El Faraón dice que no Moisés trató todas las excusas imaginables. Cuando le dijo a Dios que no podía...

Jesús es Crucificado

Las mujeres lloraban Los soldados obligaron a Jesús a cargar dos pesados trozos de madera en cruz. M...

La Historia de Tomás, el Incrédulo

La historia de Tomás Cuando Jesús se les apareció a los discípulos, faltaba uno de los once. Este er...

La segunda purificación del Templo

El desalojo del templo Después de entrar a Jerusalén. Jesús se dirigió al Templo sagrado. El templo ...

Los Hermanos de José van a Egipto

Los hermanos aprenden la lección Los hermanos cargaron los camellos y los burros. Se pusieron en cam...

Historia de la Muerte de Lázaro

Lázaro vive Poco tiempo después, Jesús se enteró que su amigo Lázaro estaba muy enfermo. Jesús esper...

Historias del Antiguo Testamento

Historias del Rey Saúl

¿Saber quién era el primer Rey de Israel? El antiguo testamento cuenta su historia de este Rey...

Historia del Arca de Noé

EL Arca de Noé, una historia fenomenal que existe del Viejo Testamento para todo lector...

Historia de Jeremías

¿Sabías que el profeta Jeremías vio la destrucción de Jerusalén? entérate tú mismo ahora...

Historias de Ana

Ana es conocida como la madre del profeta Samuel, además era una mujer difícil de rendirse...

Historia de Débora

¿Quién era Débora en Antiguo Testamento? Te invito a leer la historia completa de Débora....

Historias de Gedeón

Gedeón, el hombre que escogió solo 300 soldados para una guerra, entérate tú mismo de esta historia...