Jesús elige a doce hombres

Después de haber sanado a muchas personas, Jesús se alejó solo. Subió una montaña y oro. Durante toda la noche oro a Dios.

Cuando salió el sol, llamo a sus discípulos. Escogió a doce de ellos. Esos hombres serían sus doce colaboradores especiales. Serían los más cercanos Jesús. Serían los que harían el trabajo de Jesús cuando él se fuera al cielo.

El grupo que Jesús escogió era algo extraño. Pedro, Santiago y Juan eran los más cercanos a Jesús. Ellos, junto con Andrés, eran pescadores. Mateo era recolector de impuesto. A Simón (otro Simón, no Pedro) le interesaba especialmente luchar contra los romanos. Los otros hombres eran Felipe, Bartolomé, Tomás, otro Santiago, Judas Iscariote, y otro también llamado Judas.

Después de escoger a los doce, Jesús les dijo que se sentaran y les dio órdenes especiales. “Vayan donde los Judíos y sanen a los enfermos, resuciten a los muertos, curen a los leprosos, saquen los demonios. Den con generosidad”, les enseño Jesús, “No traten de hacerse ricos. Tengan confianza en que Dios cuidara de ustedes. Tendrán suficiente alimento. Las cosas no siempre serán fáciles”.

Jesús estaba preparando así a los apóstoles para el trabajo que tendrían que hacer después. Estos serían los hombres que difundieron a la buena noticia de Dios.

Shares