María Magdalena ve a Jesús

María Magdalena se fue de prisa a darles la buena noticia a Pedro y al resto de los seguidores de Jesús.

Pedro y Juan regresaron con ella a la tumba. Estaba vacía, tal y como ella les había dicho.

María Magdalena se quedó mirando mientras ellos entraron. Los vio entrar en la tumba con una expresión de miedo en las caras. Y los vio salir con una expresión de alegría y confusión.

Cuando los hombres se fueron a casa a esperar, ella se quedó junto a la tumba. Se quedó afuera y lloró.

Tenía tanto miedo. ¿Sería cierto el mensaje del ángel? Pensó que alguien podría haberse robado el cuerpo.

María Magdalena no entendía muy bien qué era lo que estaba pasando.

Jesús había muerto. Pero ahora su cuerpo no estaba en la tumba. ¿Qué quería decir todo esto?

Llorando, María Magdalena se inclinó y miró en el interior de la tumba. De repente, vio a dos hombres vestidos de blanco brillante. Que estaban sentados en donde habí0 estado el cuerpo de Jesús. Le dijeron “Querida señora, ¿por qué llora?”

Ella les dijo: “Lloro porque se llevaron a mi Señor. No sé dónde lo pusieron”.

Entonces se volvió y vio a Jesús de pie en el jardín, detrás de ella.

Pero ella no sabía que era Jesús. Era un poco diferente. Le dijo: “Querida mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?”

María Magdalena creyó que el hombre que estaba de pie frente a ella era el jardinero. Le dijo. “Señor, si usted se lo llevó, dígame dónde puso el cuerpo. Yo me lo llevaré”.

Con su voz suave, pero fuerte, Jesús le dijo. “¡María!” Al oír su nombre ella se volvió rápidamente.

Entonces María vio quién era él. Solo Jesús podía decir el nombre de ella así.

“¡Oh, Maestro!”, gritó y cayó a los pies de él.

Jesús le dijo: “No me toques todavía. Todavía tengo que ir al Padre. Pero ve donde mis hermanos.

Diles que yo dije: ‘Regreso a mi Padre y a su Padre, mi Dios y su Dios”.

María se dirigió rápidamente donde estaban los discípulos. Esta noticia que compartió con ellos era todavía más emocionante que la anterior. “¡He visto al Señor!”, les dijo, y les contó todo lo que él había dicho.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This