El sueño de José

Una mañana, José despertó sobresaltado. Había tenido un sueño muy extraño. Era tan real… tenía que comentarlo con alguien.

José fue a buscar a sus hermanos.

“Nunca adivinarán lo que soñé anoche”, les dijo cuándo los encontró. A pesar de que los hermanos eran malvados, José estaba tan emocionado por el sueño que no se acordó de eso. Les dijo: “Tuve un sueño extraño. Estábamos todos en el campo, tratando de hacer manojos de trigo. De repente, mi manojo se levantó y quedo derecho mientras que de ustedes hicieron un círculo alrededor del mío y le hacían reverencias”.

Los hermanos se enojaron.

“¿Quién te crees que eres? ¡No eres ningún rey! ¡Ninguno de nosotros te hará nunca la reverencia!”

Unos días después José tuvo otro sueño. De nuevo, se lo contó a sus hermanos. “Escuchen”, les dijo.

“Tuve otro sueño y esta vez el sol y la luna y once estrellas me hacían reverencia”. Esto hizo que los hermanos se enojaran aún más.

Cuando José le contó a su padre sobre los sueños, Jacob se puso muy serio. “No te sientas muy orgulloso de ti mismo, José”, le dijo Jacob.

Shares