Historia de José y la Esposa de Potifar

La historia de José y la esposa de Potifar se encuentra en el Antiguo Testamento de la Biblia, específicamente en el libro de Génesis, capítulo 39. José era un joven hebreo que fue vendido como esclavo en Egipto. Potifar, un oficial egipcio, lo compró y lo puso a cargo de su casa.

La esposa de Potifar, cuyo nombre no se menciona en la Biblia, se sintió atraída por la apariencia y la integridad de José. A pesar de ser un esclavo, José demostró ser una persona de confianza y capaz, lo que llevó a Potifar a confiarle la gestión de su casa. La esposa de Potifar intentó seducir a José, pero él resistió a sus avances, ya que consideraba que ser infiel con la esposa de su amo y pecar contra Dios era inaceptable.

Un día, la esposa de Potifar intentó seducir nuevamente a José, pero él se negó y huyó de la situación, dejando atrás su manto. La mujer, sintiéndose despechada, acusó falsamente a José de intento de violación y mostró el manto como evidencia ante su esposo. Potifar, enojado, mandó encarcelar a José.

José fue a parar a la prisión, pero incluso allí demostró ser un hombre de confianza y ganó la confianza del carcelero. Eventualmente, a través de una serie de eventos, José fue liberado de la prisión y ascendió a una posición importante en el gobierno egipcio, convirtiéndose en un consejero de confianza del faraón.

La historia de José y la esposa de Potifar destaca la virtud y la integridad de José, quien prefirió obedecer los mandamientos de Dios antes que ceder a la tentación. Además, esta historia también muestra cómo Dios puede usar las dificultades y las pruebas para llevar a cabo sus propósitos en la vida de las personas.