Rebeca

El día que llegaron el sirviente y Rebeca, Isaac estaba en el campo meditando. Levantó la vista y vio que unos camellos se acercaban. “¿Quién es esa mujer tan hermosa?”, se preguntó.

Al mismo tiempo, Rebeca vio a Isaac y le preguntó al sirviente de Abraham: “¿Quién es ese hombre tan guapo?”

“Ese es Isaac”. Ella inmediatamente se cubrió la cara con el velo. Pero le brillaron los ojos cuando Isaac detuvo el camello. Fue amor a primera vista.

Dios sabía cuál era exactamente la persona que podía cuidar a Isaac y cuál podía cuidar a Rebeca.