Eliezer busca esposa para Isaac

Misión imposible

Muchos años después, Abraham le dijo a su sirviente: “Regresa a mi país y busca una esposa para Isaac”.

Esta misión era casi imposible. Había tantas mujeres. Durante todo el viaje, el sirviente oró al Dios de Abraham. Finalmente llegó a un pozo en la tierra donde una vez había vivido Abraham.

Oró así: “Dios de mi amo Abraham. Escoge a la mujer que tú sabes es la correcta para Isaac. Dime cuál es. Si le pido agua y me dice: `Bebe, que también les daré agua a tus camellos’, entonces sabré que ella es la elegida”.

Al rato el sirviente vio a un grupo de mujeres jóvenes que se dirigían hacia él. Entonces le pidió a una de ellas: “Por favor dame un poco de agua de tu cántaro”. Esta era la prueba. ¿Qué iría a decir ella? Ella le contestó: “Bebe, que también les daré agua a tus camellos”. El sirviente se emocionó mucho. No tardó en explicarle a ella cuál era su misión. Supo que se llamaba Rebeca. Pronto se convertiría en la esposa de Isaac.

Shares