Los amigos de Daniel y el horno de fuego

Tres hombres valientes

Pasaron muchos años. El rey Nabucodonosor pronto se olvidó de que había dicho que el Dios de Daniel era el único. Por el contrario, construyó una enorme estatua de oro a la que llamó su dios.

El rey dio esta orden: “Cada vez que se toque la música real, todos deberán postrarse en el suelo y adorar esta estatua. Los que no lo hagan morirán quemados en un gran horno”.

Al poco tiempo, los hombres del rey notaron que los tres mejores amigos de Daniel no adoraban la estatua de oro. Si la hubieran adorado, habrían quebrantado la ley de Dios. La ley decía: “Yo soy el señor tu Dios. Seré tu único Dios. No agás estatuas ni las adores”

Cuando Nabucodonosor oyó esto, mandó a traer a los amigos de Daniel. Se dirigió a ellos usando sus nombres babilónicos. “Sadrac, Mesac y Abed-nego, ¿es cierto que no van a adorar a mi estatua?”

Los tres hombres se mantuvieron firmes. “Nunca podremos adorar a tu dios. Aunque seamos lanzados a las llamas, nuestro Dios pude salvarnos”.

El horno de fuego

Nabucodonosor estaba furioso. Les ordenó a sus soldados que atacaran a los tres hombres. “¡Llévenlos! ¡Y asegúrense de que el fuego esté siete veces más caliente que de costumbre!”

Los soldados lanzaron a los amigos de Daniel al horno. Pero al hacerlo, ¡hacía tantísimo calor que los soldados fueron los que murieron! Entonces el rey vio algo que era todavía más asombroso.

¡Los tres hombres ya no estaban atados! Podían caminar entre las llamas. No sufrían. Pero, lo que era más asombroso aún, había un cuarto hombre con ellos que brillaba más que el fuego mismo.

El rey les ordenó a los hombres que salieran del horno. Cuando salieron, el cuarto hombre desapareció. ¡Los amigos de Daniel estaban a salvo!

El rey movió la cabeza. “¡Es increíble! En verdad su Dios es el más importante. Protege a los que confían en él. A partir de ahora, no permitiré que nadie diga nada malo sobre su Dios”.

Comparte con tus amigos

Más historias

El rey Belsasar y la Escritura en la pared

El festín del rey El rey Nabucodonosor vivió muchos años. El siguiente rey de Babilonia fue Belsasar...

El Sueño del Rey Nabucodonosor

Los magos Poco tiempo después de que Daniel se convirtiera en consejero del rey, el rey Nabucodonoso...

Daniel y el foso de Leones

La cueva de los leones Después de que Belsasar fue muerto, Darío el meda se convirtió en el rey. Dar...

Historia de Ana y Elcana

A la espera de un bebé Muchos después de que naciera Obed, el hijo de Ruth, el pueblo de Israel toda...

Historia de la reina Ester y el Rey Asuero

“Señorita Persia” El rey Asuero envío a los hombres de más confianza a buscar las jóvenes más bellas...

Historia de Daniel y la comida del Rey

Daniel rechaza la comida del Rey Daniel y sus amigos sabían que eran diferentes. Pero no les importa...

Moisés y el agua amarga de Mara

Sin nada que beber Cuando el Faraón y sus hombres se ahogaron, los israelitas cantaron y bailaron. E...

Jesús y el Joven Rico

El joven rico Un día un hombre le pregunto a Jesús: “Maestro bueno, ¿Cómo puedo entrar en el reino d...

Jacob Obtiene la bendición de Isaac

La astucia de Rebeca Jacob se convirtió en el hijo favorito de Rebeca. Ella también amaba a Esaú, pe...

Historias del Antiguo Testamento

Historias de Daniel

¿Saber quién era Daniel? Daniel era un profeta de Dios, además de ser un profeta era...

Historia de la Creación

Con la historia de la creación del mundo comienza el Antiguo Testamento, te invito a leer ahora...

Historia de Jeremías

¿Sabías que el profeta Jeremías vio la destrucción de Jerusalén? entérate tú mismo ahora...

Historias de Jonás

En Antiguo Testamento encontramos historias extraordinarias, así como de Jonás ¿Quiere saber?...

Historias de Moisés

Moisés, el hombre destinado a ser el Líder del pueblo de Dios ¿Sabes cómo llego ser un gran líder?...

Historias de Eliseo

¿Sabías que Eliseo era su compañero fiel de Elías? Lee toda la historia completa de Eliseo aquí...