Historia de Adán y Eva

En aquella época no había personas en la tierra. Dios quería hacer a alguien que fuera como él. Dios puso la mano en el suelo, recogió un puñado de polvo, lo soplo y luego creó una persona que fue el primer hombre.

Dios le llevó a Adán las diferentes clases de animales. “Ponles el nombre que quieras”, le dijo Dios. Entonces Adán le puso a uno hipopótamos y a otro mariposa. Cuando Adán terminó, Dios vio que ninguno de los animales podía ser el ayudante especial de Adán.

Entonces mientras adán dormía, Dios tomó una parte de Adán y con ella hizo una persona como Adán, pero diferente. Ella fue la primera mujer de Adán. Cuando Adán despertó se sentía muy feliz. “Aquí hay alguien que puede ser mi compañera”, dijo. Pero ella no tenía nombre.

Cuando Dios termino de hacer a Adán y a la mujer, se sintió satisfecho. Dios decidió descansar un día. Entonces el bendijo todo lo que había hecho.

Dios eligió la parte más bonita de la tierra y se la dio a Adán y a la mujer. Era un jardín llamado el Edén. En el Edén todos los animales vivían en paz y ninguno tenía miedo.

Adán y la mujer amaban mucho a Dios. Ellos caminaban desnudos por el jardín porque no tenía vergüenza. Para ellos había algo mucho mejor que todas las hermosas flores, los grandes árboles y los ricos aromas del Edén: Sabían que Dios los amaba mucho.

Dios les dijo a Adán y a la mujer que podían hacer todo lo que quisieran. Solo había una regla que tenían que cumplir. Dios les dijo: “Pueden comer el fruto de cualquier árbol del jardín, menos el de uno; el árbol del conocimiento del bien y del mal”. El hombre y la mujer entendieron.

De todos los animales que había en el Edén, la serpiente era la más inteligente y astuta. Un día, la serpiente se arrastró hasta donde estaba la mujer y la engañó diciéndole: “Tú no tienes que obedecer a Dios. Puedes comer la fruta de ese árbol que está en medio del jardín. ¡No morirás!”.

Entonces la mujer caminó hacia el árbol. Ella no sabía qué hacer, pero al final tomó una decisión.

Ella tomó una de las frutas y comió un pedazo. Luego llevó la fruta a Adán y le pidió que comiera también.

Tan pronto los dos comieron un pedazo de la fruta, sintieron como si una nube estuviera sobre ellos. La luz del sol dejó de brillar y todo se puso frío. Adán y la mujer sintieron miedo por primera vez.

Ellos habían hecho algo malo. Dios estaba triste porque tenían que disciplinar a sus hijos, pero lo hacía porque en verdad le importaban ellos. Él quería que Adán y la mujer supieran que ellos eran responsables por cualquier decisión que tomarán. Algunas decisiones pueden hacernos mucho bien, pero otros pueden causarnos mucho dolor.

Dios le dijo a Adán y a la mujer que debía salir del jardín del Edén es decir fuera del Edén. Porque si no, dijo Dios, ellos podrían desobedecer otra vez y comer la fruta del otro árbol prohibido: el árbol de la vida.

Adán y la mujer se miraron el uno al otro. Ellos estaban juntos, pero aun así sentían miedo de lo que podrían pasarles fuera del Edén. Cuando salieran del jardín, ellos tendrían que trabajar mucho para obtener suficiente alimento.

Fue entonces cuando Adán le puso nombre a la mujer. La llamó Eva, que significa “vida”.

Adán y Eva bajaron sus cabezas. Se sentían muy tristes. Ellos sabían que Dios seguiría amándolos. Pero lo peor del castigo era que ellos no volverían a ser tan amigos de Dios como lo eran antes de desobedecerlo.

Imágenes de Adán y Eva

Si deseas entender mejor acerca de la historia de Adán y Eva, a continuación puedes ver las siguientes imágenes, y estoy seguro que al ver estos imágenes podrás entender mejor la historia de Adán y Eva.

Más historias